jueves, 27 de junio de 2013

Actividades de grafomotricidad


Repasa y después recorta por los puntitos.

CANCIÓN DEL VERANO



UNA CANCIÓN MUY PEGADIZA PARA LOS NIÑOS SOBRE EL VERANO.

EL PRIMER AÑO DE ADOPCIÓN



“El primer año de la adaptación es un camino de sorpresas. En ese período de conocimiento mutuo, los padres no dejamos de admirarnos al ver a la velocidad que nuestros pequeños acumulan aprendizajes y descubrimientos. Incluso en los momentos difíciles, si echamos la vista atrás no podemos dejar de sorprendernos con lo mucho que han aprendido desde el momento que llegaron.

A medida que se van aclimatando, les cambia la expresión de la cara y la mirada. La borrachera de novedades va convirtiéndose en un entorno familiar, donde pueden bajar el estado de guardia y relajarse. Con mucha frecuencia, aparecen entonces las primeras rabietas o ataques de furia.


Si tu hijo que perecía que se había adaptado desde el primer momento empieza a mostrar tristeza o enfado, no pienses que está retrocediendo. Muy al contrario, es un gran avance en sus adaptación: ahora que se siente más seguro a tu lado, puede por fin mostrar su malestar y sus miedos. Se atreve a explotar cuando está angustiado o cuando está frustrado porque las cosas no han salido como él quería. De esa manera, tienen la oportunidad de ayudarle a manejar sus sentimientos y aprender a recuperar la calma”.

sábado, 22 de junio de 2013

SOY MAESTRA



ME ENCANTA MI TRABAJO Y HE AQUÍ EL POR QUÉ.

ANDALUNA Y SAMIR

COSAS QUE LOS ADOPTADOS DESEAN QUE SUS PADRES SEPAN:




















EL ABECEDARIO EN ESPAÑOL.



AQUÍ OS DEJO LA CANCIÓN DEL ABECEDARIO. LES ENCANTA.

RECOMENDACIONES PARA NIÑOS DE 3 AÑOS EN VERANO.




·      Escribir en mayúscula su nombre y apellido.
·      Reconocer las letras del abecedario en mayúscula.
·      Dibujar la figura humana (cabeza con ojos, boca, nariz y orejas, brazos y piernas) y cualquier otro objeto o paisaje.
·      Colorear rellenando y respetando los bordes.
·      Conocer y nombrar todos los colores.
·      Reconocer y nombrar las figuras geométricas (círculo, cuadrado y triángulo).
·      Contar hasta 10.
·      Reconocer y nombrar los números 1, 2, 3 y 4.
·      Asociar los números 1, 2, 3 y 4 con su cantidad correspondiente.
·      Realizar trazos: horizontales, verticales y curvos.
·      Repasar trazos siguiendo la dirección correcta.
·      Coger los instrumentos correctamente (lápices, pinturas, rotuladores,...)
·      Realizar series de dos elementos.
·      Leerle un cuento y preguntarle sobre la historia, los personajes.
·      Enseñarle adivinanzas, poesías, trabalenguas, …
·      Acostumbrarlo a pedir las cosas por favor y  dar las gracias.
·      Recortar.
·      Puzles, juegos de atención, juegos de memoria, juegos de mesa…
·      Cualquier cuaderno de verano, que tengan variedad de actividades.
·      Practicar normas, hábitos y autonomía (ayudar en casa, recoger los juguetes, vestirse, ir al baño solito/a…)
·      Y lo más importante: pasarlo bien y volver con las pilas muy cargadas.



martes, 18 de junio de 2013

NO TENGO SUEÑO



ESTA ES OTRA SERIE DE DIBUJOS ANIMADOS MUY EDUCATIVOS. EN ESTE CAPÍTULO LA PEQUEÑA NO QUIERE DORMIR, ¿QUE HARÁ JUAN?

lunes, 17 de junio de 2013

LA MEJOR FAMILIA DEL MUNDO

Éste es otro libro imprescindible en vuestra biblioteca:


VA SOBRE CARLOTA, UNA NIÑA QUE DESEA SER ADOPTADA Y MIENTRAS ESPERA SE IMAGINA CÓMO SERÁ SU NUEVA FAMILIA: LA MEJOR DEL MUNDO.
TE HACE RECORDAR QUE SI NOSOTROS DESEAMOS TENER UN HIJ@; DEL OTRO LADO HAY UN NIÑ@ QUE DESEA TAN INTENSAMENTE COMO NOSOTROS TENER UNA FAMILIA.

LOS PADRES BIOLÓGICOS PODRÁN VISITAR A LOS HIJOS QUE DAN EN ADOPCIÓN


LA RAZÓN.ES (lunes 17 de junio de 2013)

 “La condición de adoptado dura toda la vida. Así lo creen las personas que pasan por este proceso que surge del abandono y que para los padres adoptivos puede significar una espera de muchos años. España es uno de los países con más familias solicitantes, cerca de 33.000, de acuerdo con los últimos datos del Ministerio de Sanidad, Asuntos Sociales e Igualdad. Por este mismo motivo, en la reforma de Ley del Menor, cuyo anteproyecto ya está en marcha, el Ministerio de Ana Mato plantea algunas modificaciones.
Además de la desjudicialización de los procesos de acogimiento, que ya se había planteado, otro punto novedoso a introducir en la ley será la adopción abierta, según ha podido saber LA RAZÓN. Una opción que no recoge la legislación actual y que cuenta tanto con detractores como con defensores. Mientras algunos ven un posible riesgo para la estabilidad del menor, otros lo consideran un avance positivo a la hora de ayudar al adoptado en su desarrollo personal.
El detalle concreto aún se desconoce, pero una de las líneas en las que está trabajando Sanidad es la posibilidad de que un juez de menores «tutorice» los posibles encuentros entre el menor y su familia biológica. Es decir, establezca el posible régimen de encuentros y visitas.
«Lo vemos muy bien si ayuda a que la persona adoptada encuentre su identidad, aunque para los padres que adoptamos siempre existe el miedo a convivir con la familia biológica», afirma Adolfo García, padre de una niña adoptada y coordinador de la Federación Coordinadora de Asociaciones en Defensa de la Adopción y el Acogimiento (CORA). Eso sí, «siempre que no sea perjudicial para el menor y los padres biológicos no tengan una conducta peligrosa», añade García. Este modelo de adopción lleva años funcionando en los países anglosajones: Estados Unidos, Reino Unido, Nueva Zelanda, Australia y en algunas provincias canadienses. Poco a poco ha ido llegando a algunos países europeos como Suecia y Austria. «Podría ser una opción para todos aquellos niños que no pueden ser cuidados por sus padres (definitivamente o por un tiempo determinado), pero para los que no se maneja como opción la adopción plena, por considerarse que puede ser beneficioso para ellos el mantenimiento de ciertos vínculos con algún miembro de la familia biológica», afirma Blanca Gómez, investigadora del Instituto Universitario de la Familia de la Universidad Pontificia de Comillas. Y es que esta experta tiene muy en cuenta que la mayoría de los menores que se adoptan en España superan los seis años y, en muchos casos, cuando son adoptados «no aceptarían una ruptura total o porque la posibilidad de mantener el contacto ayudaría a algunos padres que no quieren o pueden cuidar adecuadamente de sus hijos».
Otro de los motivos para impulsar este cambio en nuestra legislación es que puede animar a las familias a ofrecerse para el cuidado de niños que actualmente se encuentran en acogimiento y «podrían beneficiarse de una adopción de este tipo, ya que uno de los motivos que más echa hacia atrás a las familias a la hora de ofrecerse para acoger es que el acogimiento no es, en principio, para siempre, mientras que la adopción abierta sí lo sería», añade Gómez. Y es que, como explican desde CORA, «uno de los mayores problemas que tenemos para la adopción nacional es el periodo de acogimiento preadoptivo (mínimo de seis meses), que no significa que prohijes al menor. Y eso para nosotros es muy duro». Además, el proceso judicial en España también es muy lento y eso no anima a las familias a optar a la adopción nacional. Y es que, «sólo con ver la foto de tu hijo ya lo sientes como tal y ese periodo de acogimiento es muy duro para los padres». Eva Gispert, fundadora y directora del Instituto Familia y Adopción, sabe de primera mano lo que es ser adoptada. Sin embargo, muestra ciertas reticencias en lo que puede significar que un menor lidie con la posibilidad de tener dos familias. «La persona adoptada se siente víctima del abandono para toda su vida y puede desarrollar, a lo largo de su vida adulta, el temor a un segundo abandono», apostilla Adolfo García. Partiendo de esta base, Gispert entiende que «cada caso es muy complejo y que existe cierto riesgo de inestabilidad para el menor». La posible desestabilización del niño adoptado es lo que más preocupa a los expertos, ya que «conocer a los padres biológicos puede someterle a un vaivén emocional. Los padres deben ser conscientes de que, en el momento en el que adoptan a su niño, su pasado pasa a ser nuestro». Los expertos también son muy críticos con la actual Ley del Menor, que consideran «manifiestamente mejorable», apunta Gómez. «Tenemos a los niños esperando a que se recuperen las familias en los centros durante mucho tiempo. Nos hacemos cargo de ellos porque necesitan protección, priorizamos la vuelta con la familia biológica sobre la integración en otra familia; esto es correcto, pero, como se hace sin poner plazos y con pocos medios, los niños se van haciendo mayores sin que sus familias se recuperen, y luego ya no es posible la adopción».

Menos familias dispuestas a adoptar por la crisis
La crisis afecta a todos los ámbitos de la vida diaria. Las adopciones también se han visto reducidas con la actual coyuntura económica. Los ofrecimientos para las adopciones internacionales, que implican un mayor coste económico, se han visto mermadas en los últimos años. Sin embargo, el número de personas que se ofrecen para adoptar sigue siendo elevado en España, y la situación de los niños es similar a la que se vivía anteriormente. No obstante, hay más familias que pasan dificultades económicas en estos tiempos y, por tanto, hay más casos de cesión voluntaria de la guarda custodia de los niños por parte de sus padres al no poderse hacer cargo de sus gastos del día a día. Así, está aumentando el número de casos de menores que tienen problemas de malnutrición”.


Belén V. Conquero. 

domingo, 16 de junio de 2013

Cocina con tu hijo: tarta de Galletas



Os lo pasaréis genial cocinando y comiendo con vuestros hijos.

LAS 12 CARACTERÍSTICAS DEL NIÑO ADOPTADO (Cuarta parte)


10.      La no-permanencia de las cosas

“ Todos los seres humanos prevén el futuro a partir de la realidad de su pasado. Por ejemplo un hombre o una mujer que se han equivocado en numerosos enamoramientos tendrán mucha dificultad para crecer en el amor y en el compromiso sincero. Una persona mayor, que vivió la gran depresión de los años 30, guardará siempre una parte del dinero debajo de su colchón antes de depositar su dinero en el banco, etc. En el momento de su adopción, el niño ha vivido al menos en dos lugares (a veces en muchos más): con su madre biológica y a continuación en su medio sustituto. En su corta vida se habituó, al menos, a ser arrancado de dos lugares. ¡Y ahora está en un tercero! Si el pasado es garantía del futuro, ¡pensará que éste es sólo temporal como las otras veces! Hay, pues, un desfase enorme entre el compromiso y la certeza del padre- que está totalmente convencido que el niño se quedará para “siempre” con él-, y la percepción del niño, que espera, con gran probabilidad, ¡volver a partir pronto o algún día!
También despista mucho a los padres que, por ejemplo, el niño pida cada día, sin parar, si ellos le quieren o si está exageradamente aterrorizado cuando le riñen, aunque sea por una pequeña falta. Eso hace que sea también muy ansiosos ante todos los cambios: traslados, cambio de habitación, separación de los padres, etc.
Es necesario, pues, meterse constantemente dentro de su piel y entender que nada es permanente para ellos. Es necesario repetir nuestro amor incondicional, diferenciar entre un comportamiento que no queremos y el que queremos, a pesar de sus pequeños desvíos de conducta. Es necesario tener una gran estabilidad en nuestros hábitos, en el modo de cuidarles, los colegios, las casas, etc.

11.    La fragilidad de sus necesidades primarias

No es necesario desesperarse por ciertos comportamientos que perduran en caso de los niños. Son simplemente la señal de la amplitud de sus heridas invisibles. Ciertos padres se asombran de que un niño de 10 años adoptado a los 18 meses a veces aún esconda la comida. Es sólo la dolorosa confirmación de que tuvo mucha hambre. En lugar de que lo haga a escondidas y con vergüenza, ¿por qué no ofrecerle tener siempre una barra blanda en un cajón de la habitación, por ejemplo? ¡Así le acogen en su necesidad y evitan también los malos olores y las sorpresas!.

12.  El instinto del pequeño salmón

         Las preguntas y la comprensión de los orígenes varían según la edad emotiva y mental del niño y después del adulto. Esta búsqueda no tiene la misma importancia y significación para todos. Una prueba, es que, la mayoría de los adoptados en  Quebec (Canadá) no solicitan buscar sus orígenes aún cuando desde 1984 la ley lo permite.
      Sin embargo, para algunos, esta necesidad de saber se convierte en una búsqueda con un significado enorme. Como el salmón, están dispuestos a romperse las aletas contra las rocas y agotar su energía vital para obtener una respuesta a este instinto de retorno a sus  orígenes. Esta necesidad es a menudo interpretada por los padres como una desaprobación de la relación adoptiva, como un fracaso del amor mutuo. Los padres piensan erróneamente que no le han amado bastante, que no repararon suficientemente el pasado, que van a perder alguna cosa especial con su hijo si le dejan o le animan a volver a su país. Algunos padres también quieren evitar un sufrimiento a su hijo, que se decepcione si no encuentra las respuestas o el objeto de su deseo.
    Es necesario, como padres, prepararse mentalmente a aceptar esta etapa. La mejor manera es ordenar nuestros contenciosos y nuestra “lógica privada” con los padres biológicos de nuestros hijos. Si consideramos a los padres biológicos como personas que forman parte de nuestras vidas, que han sido y aún son personas significativas para nuestros hijos, no evitaremos el despertar del instinto “del pequeño salmón” y lo viviremos de una manera mucho más constructiva. Una negación de la legitimidad de esta búsqueda puede verdaderamente poner en peligro la calidad de la relación padre/madre-hijo. En cambio, una apretura sincera no puede más que enriquecerla”.

Michelle Bernier y Johanne Lemieux
Traducido y adptado por F. Llimós y postadopcion.org

sábado, 15 de junio de 2013

FRASES CÉLEBRES


EL LIBRO DE LA FAMILIA



A través de este vídeo podemos explicarle a nuestro hij@ en qué cosiste ser una familia.

LAS 12 CARACTERÍSTICAS DEL NIÑO ADOPTADO (Tercera parte)


7.     Las fases de la regresión

“Porque muy a menudo se han debilitado en sus necesidades fundamentales (pirámide de Maslow), los niños adoptados tienen unas fases donde parece que repentinamente pierden lo adquirido.
En situaciones de estrés o de cambios, vuelven a orinarse en su cama (después de un traslado, por ejemplo). Vuelven a tener crisis de inseguridad espantosas después de una estancia en el hospital. Olvidan cómo escribir aunque estén en segundo curso debido a la llegada de otro niño a la familia.
   Esto puede desanimar a los padres que han puesto tanto esfuerzo para ayudar al niño a adaptarse. Los padres pueden preguntarse si han fallado, si lo que ellos han hecho no ha servido para nada, etc. Generalmente, estas fases de regresión son un paso atrás para tomar impulso con el fin de “saltar” más lejos. Pero es necesario descifrarlas, comprenderlas y no dejarse abatir.

(PIRAMIDE DE MASLOW)

8.    El seductor o el indiferente

Los niños adoptados son a menudo niños muy encantadores, ¡incluso seductores! Saben qué hacer y qué decir para ablandar y seducir a los adultos. Podemos suponer que ellos reproducen en el presente una fórmula ganadora para ellos en el pasado. Así obtuvieron la atención mínima necesaria de parte de sus cuidadores, por ejemplo.
     Por el contrario, estos comportamientos pueden ser a veces muy superficiales y el niño puede convertirse en completamente indiferente si el adulto quiere crear demasiado deprisa una verdadera intimidad emocional con él. Si no está dispuesto a vivir esa intimidad, rechazará al adulto o se volverá sencillamente agresivo. Esto puede despistar a un padre o a una persona próxima al niño: pide de manera encantadora que se ocupen de él y les rechaza cuando se ocupan realmente de él. Tenemos que recordar que el niño ha recibido una pequeña cucharada de afecto cada día antes de su adopción, y puede sentirse agobiado o simplemente ahogado si le ofrecemos una inmensa jarra de una vez.

9.  El miedo exagerado al rechazo y el abandono

Una cosa es cierta: la gran mayoría de los adoptados, los grandes y los pequeños, tienen una sensibilidad extrema ante todas las situaciones donde perciben una forma de rechazo o, peor, un riesgo de abandono. Los adultos adoptados muy jóvenes y que han vivido dentro de familias cariñosas nos dan pruebas constantemente de ello. Tienen sueños recurrentes donde una persona querida no llega nunca a recogerlos a la escuela, o después del trabajo, etc. Toda forma de crítica, incluso constructiva, se vive como una censura, un rechazo. Algunos tienen dificultades para confiar y son muy “independientes” en el ámbito emotivo: ¡Si no me acerco no me podrán hacer daño! Otros no llegan nunca a tener relaciones amorosas duraderas ya que, en cuanto la relación resulta muy íntima, prefieren dejarlo enseguida antes que arriesgarse a ser heridos algún día.
En los niños pequeños, esto se manifiesta por la necesidad de saber siempre a qué hora y quién vendrá a buscarles a la guardería o al colegio. O por la necesidad de insistir en que todos los miembros de la familia estén siempre juntos, en la misma habitación, en el mismo coche, etc. Esto puede durar meses o años”.



jueves, 13 de junio de 2013

Los tres cerditos y el lobo



Por mi larga experiencia puede decir que los niños de 2 a 4 años nunca se cansan de ver esta película.

LAS 12 CARACTERÍSTICAS DEL NIÑO ADOPTADO (Segunda parte)


4.     ¿El niño Teflón o Velcro?

“Cuando los niños llegan a nuestras vidas, se sitúan generalmente en una de las dos categorías: ¡Teflón o velcro! Es decir, o se cuelgan desesperadamente de nosotros como un bebé koala dentro de la bolsa de su madre o nos ignoran y tienen con nosotros una relación muy utilitaria.    Ninguno de esos comportamientos son deseables. El niño Velcro no es una garantía de apego instantáneo o de una relación sana a largo plazo, y un niño Teflón no es la garantía de que no se apegará nunca a nosotros.
       Durante el primer año habrá una ambiambivalencia entre los dos modelos de funcionamiento: a veces Velcro, a veces Teflón. No es necesario preocuparse durante los primeros meses, sobre todo si el niño ha sido adoptado con más de 12 meses. Por el contrario, si después de un año estos comportamientos perduran de manera muy intensa, será necesario pensar en la posibilidad de que se trate de síntomas de desórdenes más o menos graves del apego.

5.    La reproducción de sus modelos de supervivencia

Si tu hijo/a tiene comportamientos que se consideran extraños, fuera de las normas o provocativos o “incomprensibles”, hay muchas posibilidades de que reproduzca una costumbre o comportamiento que le ha ayudado a sobrevivir. Si se mece solo para dormirse, es sin duda la forma en que se automecía cuando nadie lo hacía por él. Si llama la atención con golpes, es muy posible que sólo obtuviera la atención de los adultos cuando estaba fastidiando. Si oculta comida, es porque le faltó y no está seguro de tener mañana. En lugar de ver este comportamiento como una molestia, es necesario acogerlo como una prueba de creatividad de su instinto de supervivencia. Es necesario tranquilizarlo y asegurarle que no tiene por qué hacerlo, que vosotros estáis ahí como padres para responder a sus necesidades, que no está solo para ocuparse de sí mismo.

6.    El desarrollo en escalera

El desarrollo físico, emotivo, social y cognitivo de un niño no se hace de forma continua y lineal. Esto es aún más cierto en el caso de niños adoptados. Hemos constatado que tienen más tendencia a desarrollarse por etapas largas donde nada parece ocurrir y “de golpe” se ponen a hablar, andar, dormir bien, manipular objetos con destreza…
     Algunos padres se inquietarán en este proceso. No deben hacerlo, sobre todo durante los dos años siguientes a la llegada del niño. Como hemos explicado, un niño adoptado llega normalmente muy frágil respecto a las necesidades fundamentales: comer, beber, sentirse seguro físicamente, crear un vínculo de confianza y apego con sus nuevos padres. La respuesta a sus necesidades es prioritaria para estos niños y no puede pasar a otras etapas como el aprendizaje del lenguaje o de la escritura antes de tener seguridad en sus necesidades básicas. Algunos padres lo olvidan y se concentran demasiado pronto en la adquisición de aprendizajes, ya que están impacientes en que el niño llegue a la guardería o al colegio y temen que tenga demasiado “retraso” respecto a los otros niños. Es necesario ser muy paciente y cuidadoso, no dejar que nuestras propias inquietudes nos hagan olvidar lo esencial: la felicidad antes que el resultado”.
Fuente http://www.quebecadoption.net/adoption/postadopt/pieges.html

miércoles, 12 de junio de 2013

LOS DERECHOS DE LOS NIÑOS



A mis niños del cole les encanta esta canción que describe los derechos de los niños. Seguro que a vuestros niños también les gustará.

LAS 12 CARACTERÍSTICAS DEL NIÑO ADOPTADO

En unas de nuestra búsqueda por la red dimos con este artículo. Nos pareció tan interesante que os lo hago llegar, por partes ya que es un poco extenso:
“Se trata de características que se aplican sobre todo a niños adoptados entre los 0-12 años, aunque algunas pueden permanecer toda la vida, como el hecho de ser frágiles en sus necesidades primarias.
Por otra parte, muchos niños biológicos pueden presentar los mismos comportamientos, pero lo que constatamos en los niños adoptados es la intensidad, la generalización y la frecuencia de estas reacciones. Estas características son:
1.     El instinto de supervivencia.
2.    El incomparable.
3.    Los sueños difíciles.
4.    ¿El niño Teflón o Velcro?
5.    La reproducción de sus modelos de supervivencia.
6.    El desarrollo en escala.
7.    Las fases de regresión.
8.    El seductor o el indiferente.
9.    El miedo exagerado al rechazo y al abandono.
10. La no-permanencia de las cosas.
11.  La fragilidad en sus necesidades primarias.
12. El instinto del pequeño salmón.

1.  El instinto de supervivencia:

Los niños adoptados son todos extraordinariamente supervivientes. Desde su concepción han sobrevivido física y emocionalmente a una serie de obstáculos que desafían a la imaginación cuando uno se detiene a reflexionar un momento sobre ello.

2.  El incomparable:

Sin querer, los amigos, la familia e incluso algunos profesionales de la salud pueden hacer la vida dura a los nuevos padres comparando siempre el niño adoptado con los hijos biológicos. Tanto en la curva del crecimiento, como en la edad “normal” de las habilidades psicomotrices, la comparación puede inquietar inútilmente a los padres.
Durante los 6 primeros meses de su llegada, es necesario hacerse a la idea de que será “incomparable”… y en varios sentidos de la palabra. Será incomparable ya que no responderá a lo que un niño de la misma edad, nacido y crecido en nuestro entorno “debe hacer”. Será incomparable, ya que durante los primeros 6 a 12 meses, se desarrollará a un ritmo extraordinario si se tiene en cuenta su estado el primer día de la adopción. Es necesario centrarse y no dejarse herir ni desestabilizar por las observaciones de los otros. Es necesario comparar siempre al niño consigo mismo. Sólo sabemos realmente el camino que ha recorrido desde su adopción.

3.  Los sueños difíciles:

Durante el primer año, y a menudo más tarde, los niños adoptados viven y hacen vivir a sus padres noches difíciles. Se niegan a dormirse, miedos nocturnos, pesadillas frecuentes, sueño agitado… son cosas corrientes y previsibles en adopción.
La calidad del sueño de un niño es el reflejo se la salud física y de su estado emotivo. Es por la noche cuando el cerebro y el cuerpo se limpian de sus cansancios y de sus emociones. Los niños adoptados tienen que realizar tareas enormes durante el día: acostumbrarse a nuevas personas, espacios, olores, sonidos, dejarse querer… Esta realidad actual se añade a anclajes de su pasado como haber sido abandonado, haber tenido hambre, sed o dolor por la noche sin haber sido consolado o aseado. Todos hemos tenidos noches agitadas antes de un examen o entrevista. Si como adultos nos es difícil controlar las noches agitadas, es muy difícil pedir a un niño que lo haga”.

Fuente http://www.quebecadoption.net/adoption/postadopt/pieges.html

martes, 11 de junio de 2013

COCINA CON TU HIJO/A




En este vídeo encontraréis algunas recetas (galletas de mantequilla y dos tipos de sanwiches) con las que podréis disfrutar con vuestros hijos, a la vez que cumplimos dos objetivos básicos: acercarlos al mundo de la alimentación sana y establecer o reforzar vínculos afectivos. Espero que os guste.

lunes, 10 de junio de 2013

Frase para meditar en familia


"Quien puede ver a
través de los ojos de un niño, 
tiene el paraíso en sus manos
y el amor en su corazón". 


S. Gasparini

Tipos de familia



Con este vídeo le podemos explicar a los niños y niñas los diferentes tipos de familia que hay.

¿Es conveniente cambiarle el nombre a mi hij@'?


Una la del cuestiones que abordamos siempre es la del nombre, ¿se lo cambiamos? ¿le dejamos el que le puso su familia? ... Siempre que pensábamos en nuestros futuros hijos/as una de las cosas que teníamos claro era que si era niña la llamaríamos Miriam y si era niño Alejandro.
Pero una vez que decidimos adoptar,  este tema dejó de estar tan claro, así que para aclararnos un poco, nos pusimos a investigar un poco. Este artículo en particular, del que os dejo algunos fragmentos,  nos ayudó mucho a tomar una decisión:

Cambiar el nombre de los niños adoptados

"En los testimonios de adultos adoptados es normal encontrar un duelo ante la pérdida de su nombre de pila original y, con él, de parte de su identidad. Esa es la clave... ¡es una cuestión de "identidad"!(...)
 Cuando nuestros hijos crecen, la búsqueda de la identidad adquiere mucha importancia. No es fácil para todos los padres darles a sus hijos su identidad... TODA su identidad, no sólo la identidad adquirida por la adopción. ¿Es su nombre de pila el punto de partida?
He oído contar muchas veces a amigos, padres adoptantes, que sus hijos pasaban una época en la que querían que los llamarán por su nombre original (si se lo habían cambiado). (...) Por eso, sería importante que, si cambiamos el nombre del niño, (...) intentemos también mantener su nombre original o una parte, para que tengan la posibilidad de elegir si algún día sienten la necesidad.(...)
Nuestros hijos crecen y se desarrolla su personalidad. es extraño como algo tan "sencillo" como el nombre de pila puede llegar a ser tan importante".
          Biblioteca Virtual de www.postadopcion.org

El nombre forma parte de la historia previa de nuestro hij@, así que lo respetaremos lo máximo posible, pues forma parte de él/ella.




   

Biblioteca

Nueva recomendación:  "ADIVINA CUÁNTO TE QUIERO".


Un libro perfecto para irse a dormir, ya que a través de la liebre y su hijo se le trasmite la intensidad del amor que una madre y un hijo sienten entre sí. En palabras del autor “a veces, cuando quieres a alguien mucho, mucho, mucho, intentas encontrar el modo de describir el tamaño de tus sentimientos. Pero …  ¡el amor no es fácil de medir!”